La hora ciudadana.

30/septiembre/2011 Por Rafael Catalán Valdés

     Todos los lunes, a las 21:30 horas, pasan por el Canal 11 de televisión ( el canal del Instituto Politénico Nacional ) un programa que se llama Primer Plano. En él se analizan temas de política, con una gran seriedad y profundidad en el juicio. Dos de los analistas  que están siempre en él son Lorenzo Meyer y Sergio Aguayo Quezada. Dura una hora. Si no acostumbran ver este programa, me permito sugerirles que lo hagan.  Creanme: Vale la pena.

El doctor Sergio Aguayo Quezada, tambien columnista del diario Reforma, publicó el día 28 de septiembre un buen artículo. Sabedor de que ese diario no puede conseguirse en muchas partes de nuestro país, me permito reproducirlo. En él invita a la acción de la sociedad civil para unirse, así sea en grupos pequeños que pueden ir creciendo, como una posible vía para ir saliendo de la horrible tragedia cque estamos viviendo los mexicanos, y, de unos meses para acá, los guerrerenses. Lo someto a su consideración.

 

L A     H O R A   C I U DA D A N A

” Pese a lo deteriorado de la situación y a lo generalizado de las quejas existen motivos para la esperanza. La ciudadanía deseosa de participar en la vida pública tiene ahora mas instrumentos para defenderse que en los años pasados. Contamos con grandes cantidades de información que permiten tener una buena comprensión de la realidad, lo que es indispensable para sustentar las críticas públicas para, en caso de utilizar los códigos adecuados, acceder a los medios de comunicación y difundir las reinvidicaciones. Es igualmente posible  – aunque bastante costoso y lento – utilizar medios legales y encontrar personas en gobiernos y partidos dispuestas a escuchar y atender las peticiones ciudadanas.

Si estamos mejor, se preguntará el lector, ¿ por que es tan monumental la indiferencia e insensibilidad del político ?

En parte viene de una salida cómoda: es mas facil desahogarse y vociferar que hacer la inversión de mediano plazo para proponer soluciones y llevarlas a la práctica.  Tambien influye que buena parte de la ciudadanía consciente  – que en México son dos de cada diez adultos – todavía desconoce la gama de recursos a su disposición. Me apropio en esta ocasión del estilo de los motivadores de moda, para enumerar tres formas de exitosa incidencia en la vida pública.

Darle un peso justo a las elecciones.-  Quienes a la hora de las botanas despotrican contra políticos y partidos al grito de  ” ¡ Todos son iguales !”, los encontramos a la hora del postre entusiasmados sobre las posibilidades de fulano, o zutana, en las elecciones presidenciales del 2012.  Es parte de la condición humana trasladar a un gran timonel ( o con quien parezca serlo )  la responsabilidad de cumplir con los sueños colectivos. Los liderazgos, por supuesto, importan, pero en esta ocasión son insuficientes.  Es tan profunda nuestra crisis que ninguno de los que pueden llegar a Los Pinos tiene la capacidad de resolverla, y eso se refleja en la pobreza propositiva de los aspirantes en el tema de la inseguridad.

Es mas razonable aceptar que lo electoral tiene un papel limitado, lo que se debe a una partidocracia mediocre que monopoliza y controla los accesos a la vida pública. En otras palabras, los conscientes que al final superen el impulso a la anulación del voto y se decidan a visitar la urna en 2012 tienen que complementar ese peregrinaje con una participación cotidiana, paciente y persistente.

El camino de lo concreto.-  En las condiciones actuales se ve imposible modificar a fondo las reglas del sistema. En esta etapa es mas sensato concentrarse en causas pequeñas y viables que refuercen el tejido social que dará sustento a las grandes movilizaciones ciudadanas capaces, por su dimensión y claridad, de forzar las reformas a profundidad. Una complicación adicional es que la sociedad está aprendiendo simultáneamente métodos de trabajo para las zonas en conflicto que, al multiplicarse, están convirtiendo el territorio nacional en una piel de leopardo. Lo ejemplifico con dos casos:

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad es un embrión de movimiento nacional capaz de trabajar a la par en zonas de conflicto y en áreas  ” normales “.  En unos cuantos meses ya modificó la agenda de discusión nacional para incluir el tema de las víctimas y sirve de referente para una gran cantidad de personas y organismos. Es posible, y deseable, que se consolide pero tiene ante si retos internos y externos.

En otra dimensíon estaría un hecho potencialmente revolucionario:  en unos meses será posible usar las llamadas “acciones colectivas” ; gracias al esfuerzo de un puñado de ciudadanos, políticos y medios de comunicación se lograron los cambios legales que permitirán a una organización o conjunto de personas defender los intereses de todo un grupo social. Las posibilidades son tan grandes como la capacidad de los interesados en sostener una lucha jurídica de mediano y largo plazo.  Esto me lleva a un tercer punto.

El revisionismo histórico .-  Los partidos políticos no hicieron el cambio. Las grandes transformaciones se dieron despues de que la sociedad se movilizó.  La reforma electoral de 1977 fue una respuesta del régimen a las manifestaciones estudiantiles de 1968 y a las insurgencias armadas de los setentas;  la de 1996 fue la consecuencia de la rebelión zapatista y de una gran movilización pacífica. La distorsión vino cuando los partidos olvidaron la deuda con la ciudadanía y monopolizaron en su beneficio la vida pública, lo cual ha llevado a esa brecha de representatividad entre partidos y sociedad.

Es de justicia elemental que la sociedad exija el lugar que le corresponde por que solo lograndolo se justifica la esperanza.

Ello requiere de un cambio de actitudes en las y los ciudadanos conscientes. En lugar de quejarse tanto, mejor organizarse para influir en la vida pública.

      En uno de los momentos mas negros de nuestra historia es cuando mas oportunidades existen.

      “Es la hora ciudadana. “

Informo a mis cuatro o cinco lectores que habrán algunos cambios en este blog:

1.- Se llamará ” México en su Laberinto ” , por razones obvias. Ya no lo enfocaré sobre el subdesarrollo, sino sobre el verdadero laberinto en el que se encuentra este país que se llama México, y cuya salida se vé cada vez mas compleja.

2.-Los artículos serán menos extensos, pero mas frecuentes., dos o tres por semana.

3.- Las lineas conductoras se conservarán, pero enfatizaré las razones que tenemos los mexicanos para sentirnos orgullosos de ser mexicanos, para sentirnos con esperanzas, y, así, luchar contra una actitud de pesimismo,  de impotencia y desesperanza que se observa cada vez mas.  Esas razones son,entre otras, nuestra historia, nuestro futuro, nuestra cultura, nuestra valentía, nuestro potencial como seres humanos, que a lo largo de los años hemos enfrentado, y salido airosos, de problemas de mayor envergadura… Pese a todo, paisanos, vamos a triunfar en esta lucha contra los canallas sanguinarios. De alguna manera, pero vamos a triunfar.

Paisanos guerrerenses: Cuidense… cuidense mucho…Debemos buscar sobrevivir estos tiempos de calamidad.

Amigos de Acapulco:  Estan sufriendo una grave crisis económica. Ojalá puedan aguantar. Es indispensable y urgente que la Autopista del Sol,  que la carretera de Acapulco a Zihuatanejo, y la de Morelia a Zihuatanejo vuelvan a ser absolútamente seguras.  Los turistas tienen miedo de transitar por ellas. Esto tiene la mayor importancia para el turismo y para quienes del turismo viven.  Que ¿ ni siquiera eso pueden garantizar las autoridades ? Este es un asunto vital. Esas carreteras son cordones umbilicales para la vida de esos puertos. Hay que concentrar la presión social en este asunto. Creo que ahora si deberan manifestarse públicamente. Si es necesario, hay que tomar las calles. Hay que luchar por la sobrevivencia.

Escribe un comentario

Subscribe without commenting

RSS Feed