La social democracia antigua y el neoliberalismo

21/abril/2011 Por Rafael Catalán Valdés

 

Escribo este artículo el jueves 21 de abril de 2011.

¡ Que triste se ve Acapulco casi sin turistas!

¡Diera la impresión de que el futuro ya nos alcanzó!

Desde hace muchas décadas, lo que está sufriendo Acapulco se veia venir…Pero, ni las autoridades de los tres niveles, ni los acapulqueños, se dieron por enterados, ni hicieron maldita la cosa para evitar la degeneración y declinación de uno de los puertos mas bellos no solamente de México sino de todo el orbe…Lo que se anunciaba desde hace muchos años que podía pasar, ya pasó:   La gallina de los huevos  de oro se está muriendo.

Por supuesto que la belleza de sus playas está ahí…La deliciosa temperatura de su mar está ahí…Sus puestas de sol hermosas están ahí…Su inmejorable clima está ahi. Esto es, lo que le correspondío hacer  a la naturaleza está ahí, para asombro y envidia de otros destinos de playa del país.

Pero lo que le correspondía hacer al hombre, al ser humano, se hizo mal, muy mal, y desde el principio del crecimiento del puerto.

Permítanme, estimados lectores, dedicar un párrafo a un concepto fundamental para entender mejor los procesos de la naturaleza, pero muy poco conocido. Su nombre : ENTROPIA.

Para los que están mas o menos enterados de la química, o de la física, y particularmente de la termodinamia esta palabra resultará  muy familiar. Para el resto, para la gran mayoría de la población, quizás nunca hayan oido hablar de ella. Prometo no aburrirles con una disgresión, con un rollo que aparentemente no viene al caso. Seré breve: En la naturaleza todas las cosas – todas – tienden a degradarse con el paso del tiempo: Una vida humana o de cualquier animal, de cualquier planta o árbol, e incluso de las rocas, tienden a crecer, a llegar a su potencial máximo y a morir, a desaparecer, a veces súbitamente, a veces despues de un mas o menos largo   proceso de agonía. Esta es  Ley de Vida. Entropia se refiere, pues, al proceso ineludible de la degradación de la energía hasta que desaparece por completo… A menos que:

A MENOS QUE, DE ALGUNA MANERA, SE LE SUMINISTRE ENERGÍA PROCEDENTE DE OTRA FUENTE, SE RESTABLEZCA EL NIVEL DE ENERGÍA NECESARIA PARA SU SUPERVIVENCIA, Y SE PROLONGUE LA EXISTENCIA Y EL BIENESTAR DE DE ESA COSA, O SER.

Por desgracia, eso no puede hacerse con un ser vivo, del reino animal o vegetal. No existe la vida eterna.

PERO, POR FORTUNA,  SI PUEDE HACERSE CON UNA CIUDAD, O CON UN ESTADO-NACION. Y A ACAPULCO, POR DESGRACIA, ESA ENERGIA PROCEDENTE DE OTRA FUENTE NO SE LE HA SUMINISTRADO EN MUCHOS AÑOS… Y PARA EL CASO, TAMPOCO A MEXICO.

Dicho lo anterior, me explico: La gran riqueza de Acapulco consiste en lo que la Naturaleza le dío. Pero no hemos sabido cuidarla. La obra del hombre la ha perjudicado. ¿ Como?

Empezaré por el principio: Acapulco inicia su expansión acelerada en la década de los cuarentas, en el Gobierno de Miguel Alemán, con la construcción de la primera autopista. Esta puede equipararse a la primera inyección de energía externa ( dinero) que recibío Acapulco. Pero se cometío el primer error: La Avenida Costera Miguel Alemán se debío haber construido adyacente a las playas de la bahía, sin dejar terrenos entre ella y el mar. A cualquiera que haya visitado Rio de Janeiro le saltará a la vista que la Avenida Atlantica se construyó adyacente a la playa, con lo cual, desde cualquier punto de la Bahía de Guanabara, se tiene una espléndida vista al mar y, sobre todo, desde cualquier punto se puede tener acceso a las playas. Los hoteles, condominios, etc. están del otro lado de la Avenida. Esto da como resultado un espléndido y enorme paseo para los turistas y los residentes de Rio. Y menciono Rio de Janeiro, pero lo mismo se hizo en los principales destinos turísticos del mundo. En Acapulco, segúramente pensando en la especulación inmobiliaria, no se hizo así mas que en un tramo, entre el Fuerte de San Diego y el antiguo hotel Papagayo, y frente a la playa de la Condesa.  ¿Cuanto dinero habrán ganado los inversionistas de la época Alemanista ? Y claro, para asegurarse de que las autoridades municipales del puerto no fueran a estropear el negocio, se constituyó la primera Junta Federal de Mejoras Materiales, controlada por el Gobierno Federal, la cual, por muchos años, controló que se hacía en Acapulco en cuanto a desarrollo urbano, y como.

Segundo error: El descuido y abandono de la Península de Las Playas, entre Tlacopanocha y Caleta y Caletilla, península que tiene las vistas mas espectaculares hacia mar abierto y, en algunos terrenos, hacia la bahía. Ahí se construyeron las residencias mas atractivas durante muchos años. Ahí existío el famoso -en su tiempo – hotel Casablanca con su Beach Comber y su cabaret Ciros,  el hotel Flamingos, lugar favorito de muchas estrellas de Hollywwod, ahí se construyó el hotel Caleta, el hotel de Las Américas, el Jai Alai, la plaza de toros, y el famoso cabaret Bum Bum de Beto Barney, zona que todas las noches bullía con porteños y turistas, la mayoría de estos extranjeros.  Este fraccionamiento, construido por un inversionista norteamericano, Pullen, aportó la segunda transfusión de energía ( dinero) al puerto. A esta se península se le abandonó desde el punto de vista urbano. En el gobierno de Alejandro Cervantes Delgado se le llamó, eufemísticamente, el Acapulco Tradicional, equivalente a darle una credencial del Insen. Este Acapulco Tradicional es, ahora, el Acapulco Olvidado.

Tercer error: La ausencia de un plano regulador bien hecho, con aliento de largo plazo, para Acapulco. ¿ Como es posible que no se haya construido, desde mucho tiempo atras, otra avenida de seis carriles para unir la zona de Icacos con el centro y evitar así el martirio de transitar en automovil o autobús en las horas pico de las temporadas bajas, no se diga en las temporadas altas ? ¿Como es posible que no exista una avenida, o tunel, que una a Acapulco Diamante con el anfiteatro de la bahía ?

Cuarto error: La caótica vialidad en Acapulco. Transportarse en automovil en Acapulco, sobre todo en las temporadas altas ( espero que vuelva a haber temporadas altas en Acapulco ) es una pesadilla. Demasiados taxis…Demasiados autobuses de transporte urbano, pintados con mal gusto y ofensivos, al gusto de los propietarios.  Mentadas de madre con los claxons por cualquier detalle. Agresividad de los taxistas que tocan el claxon casi permanentemente para levantar pasaje, hacen alto en cualquier lugar, y una policia de tránsito que no sirve para nada, mas que para recoger modidas.

Quinto error: Permitir la contaminación de las aguas de la Bahía, a niveles alarmantes, por descuido, por falta de recursos para construir, y mantener en operación, las numerosas plantas de tratamiento de aguas negras que se requieren para una población del tamaño de la que en Acapulco reside. Este error es el que, a juicio del autor, mas ha perjudicado a Acapulco.

Afortunádamente para Acapulco, el Gobernador Ruiz Massieu, quien si miraba al futuro y lejos, lanzó el proyecto Diamante, y logró la construcción de la Autopista del Sol. Estos hechos constituyeron la tercera transfusión de energía externa para Acapulco, ofreciendo al mercado  nuevos  terrenos con frente al mar y acercando varias horas a Acapulco al centro de la República. Si no fuera por estas dos obras, Acapulco estaría casi en estado de coma.

Pero esto sucedío hace ya diez y ocho años. Es necesario y urgente que se le inyecte mas energía ( mas dineros, mas obras ) a Acapulco, para retrasar, o revertir, el proceso de degradación. Con Tianguis o sin Tianguis, no es posible dejar morir a este bello puerto. Empresarios Acapulqueños: Inviertan en Acapulco. Aunque sea una pequeña parte de lo mucho que en Acapulco han ganado.

Y, para acabar de complicar la situación, la violencia, los asesinatos, los secuestros, la impunidad, la corrupción e ineficiencia de los cuerpos policiacos.

Estimados lectores: Digamos, juntos, por todos los medios, YA BASTA. NO PODEMOS DEJAR MORIR A ACAPULCO.

Despues de lo escrito, que sirvío para que yo desahogara, asi sea parcialmente, la indignación y la tristeza que siento por ver a mi querido Acapulco como lo veo, volvamos, si me lo permiten, a los temas de la política, en este esfuerzo por actualizar y sensibilizar a mis cuatro lectores con respecto a esa actividad humana, tan incomprendida, desprestigiada, pero vital si hemos de aprender a vivir mejor, en armonía, con valores éticos, y sin violencia.

La Social Democracia Antigua

Al escribir estos artículos el autor se basa en la estructura del libro The Third Way de Anthony Guiddens. Ello no implica que sea una simple traducción, ya que agregaré numerosos comentarios y observaciones propias.

La Social Democracia Antigua,  -digamos hasta la década de los setentas del Siglo XX – veia que el capitalismo de libre mercado producía muchos de los problemas que Carlos Marx había diagnosticado, pero creia que esos problemas podrían ser atenuados, o evitados, por la intervención de los gobiernos en la economía. Los Estados ( usaré los términos Gobierno y Estado indistíntamente, con su venia ) tenían la obligación de proveer bienes y servicios que los mercados no podían, o no querían, producir y ofrecer a la sociedad, por que no dejaban utilidades, o, en el mejor de los casos, lo hacían en una forma parcial y fracturada. Una presencia poderosa de los gobiernos en la economía, y en todos los sectores de la sociedad civil tambien, resultaba no solo normal sino hasta deseable,  puesto que el poder público, en una sociedad democrática, representaba  la voluntad colectiva. Por lo tanto, el proceso de toma de decisiones en forma colectiva, involucrando al gobierno, a los empresarios y a los sindicatos, reemplazaría a los mecanismos de mercado.

Para la social democracia antigua, la intervención del Gobierno en la vida familiar de los ciudadanos era no solamente necesaria sino que debía ser promovida.  Los servicios y apoyos del Gobierno eran vitales para rescatar a aquellas familias mas necesitadas, y el Gobierno debía intervenir en todos los casos en que los individuos, o las familias, fueran incapaces de defenderse y progresar por si solos. Los social-demócratas, con esta concepción antigua, sospechaban, y desconfiaban, de las asociaciones voluntarias que surgieran ( tipo ONGs ) de entre la sociedad civil. Esos grupos, pensaban,  solían hacer mas mal que bien porque, al compararlos con los apoyos y servicios proporcionados por el Gobierno, tendían a no ser  profesionales,eran erráticos y generaban cientelismo de los ciudadanos con las asociaciones voluntarias que los ayudaban.

John Maynard Keynes, el reconocido economista escocés considerado el gran inspirador del consenso del Estado de Bienestar que surgío en el mundo al finalizar la Segunda Guerra Mundial, no era un socialista… Sin embargo, compartía algunas de las posturas y opiniones de Marx y del Socialismo.

Al igual que Marx, Keynes consideraba que el Capitalismo tenía principios y actitudes irracionales, pero el creia firmemente que esas actitudes podían ser controladas, por el Estado, para salvar al Capitalismo de si mismo. Marx y Keynes, por igual, tendían a no poner en tela de juicio que el Capitalismo conducía, sin duda, a generar una mayor productividad. El hecho de que la Teoría Keynesiana asignara poca importancia al aspecto de la Oferta de los bienes y servicios con respecto al aspecto de la Demanda de los mismos encajaba bien con las preocupaciones de la Social Democracia. Keynes postulaba que el mercado en un regimen Capitalista podía ser manejado y estabilizado por medio del control de la Demanda y la creación de una Economía Mixta.

Aunque Keynes no veia con simpatía las nacionalizaciones de los bienes de la producción, una característica de la economía mixta en Inglaterra en esa época, ( a mediados del Siglo XX ) era precisamente las nacionalizaciones.  Algunos sectores de la economía,- se pensaba – debían ser manejados por el Estado, no tan solo por las deficiencias de los mercados, sino, principalmente, porque industrias de gran importancia para los intereses nacionales, no podían ser dejados en las manos de la iniciativa privada, de los empresarios. ( ¿Notan alguna coincidencia con lo que pasa en México con Pemex y CFE ? ¿ Será, acaso, que estamos anclados a una concepción ideológica que tiene, cuando menos, setenta años de edad ?)

Por otra parte, la búsqueda de la igualdad social ha sido, desde siempre, una meta importante para el socialismo, y por tanto, para las social democracias.  Una mayor igualdad social deberá lograrse utilizando diversas heramientas igualitarias. La fijación de impuestos progresivos, por ejemplo, via el Estado de Bienestar, le quita el dinero a los ricos para dárselo a los pobres. El Estado de Bienestar tiene dos objetivos principales: El crear una sociedad en donde todos seamos iguales (una sociedad sin clases), y en segundo lugar, brindar protección a todos los individuos, desde su nacimiento hasta su muerte.

No sin dejo de ironía, las medidas mas antiguas del Estado de Bienestar, introducidas en algunos paises europeos desde el siglo XIX, fueron adoptadas por gobiernos liberales o conservadores, y fueron rechazadas por los sindicatos. Sin embargo, el Estado de Bienestar que surge al finalizar la Segunda Guerra Mundial, en la década de los cuarentas del Siglo XX, ha tenido un apoyo amplio entre los obreros, quienes fueron, hasta hace unos treinta años, el soporte principal de los partidos social demócratas.

Hasta los retrocesos de finales de los años setenta del siglo pasado, la social democracia siguío un modelo de modernización lineal, conocido como la “Ruta del Socialismo”. Quien ha sido, quizas,  el mas prominente interprete del ascenso del Estado de Bienestar, el sociólogo T. H. Marshall, inglés, realizó una poderosa exposición de dicho modelo. Define al Estado de Bienestar como el cilimax de una largo y complicado proceso de la evolución de los derechos de los ciudadanos. Como muchos otros en el periodo de la post-guerra de mediados del siglo XX, Marshall esperaba que los sistemas de bienestar se expandirían  progresívamente, igualando el desarrollo económico con la cada vez mas completa implementación de los derechos sociales.

La Social Democracia Antigua nunca tuvo una actitud hostil hacia las preocupaciones y problemas ecologicos, pero tampoco pudo acomodarse facilmente a éllos. Su énfasis en el corporativismo, su orientación hacia el Empleo Total, y su exágerado interés en crear  un Estado de Bienestar no le permitieron la flexibilidad necesaria para confrontar los problemas ecológicos en una manera sistemática. Ni tampoco tenía una percepción global hacia los problemas que la globalización creaba. La democracia social era internacionalista en su orientación, en la busqueda de crear vínculos solidarios con partidos políticos de la misma inclinación, en sacrificio de confrontar problemas globales.

Sin embargo, estaba fuertemente anclada a un mundo bipolar: Ubicada entre el Estado de Bienestar minimalista de los Estados Unidos, y las economías centralmente planificadas de los paises comunistas.

Termino este artículo. En el próximo, la semana que entra, veremos el Neoliberalismo.

Escribe un comentario

Subscribe without commenting

RSS Feed