EL PROCESO MITOLOGICO

09/enero/2018 Por Rafael Catalán Valdés

Nuevo-18

La historia cultural mexicana  está compuesta de un modo abrumador por destinos legendarios. Sin olvidar  la enorme brillantez de sus principales integrantes , quizás una explicación  parcial del mito específico del Ateneo de la Juventud  se encuentre en la precoz decisión  de los ateneístas  ( Vasconcelos, Reyes, Guzmán, Henríquez Ureña), quienes, en páginas memorables , se anticiparon a los historiadores  en el recuento orgulloso de su trabajo  y de su influencia, quizás guiados  por la convicción de que, si  no ejercían ellos su propio panegírico, nadie más  -la indiferencia o la envidia ambientales  – lo haría. La sustancia mitológica  del Ateneo de la Juventud  incluye estos puntos:

°  Es una generación con claridad y unidad de propósitos, con altísima idea de su encomienda, rebelde e inconforme  ante la cultura porfiriana.

°  Destruyen las bases sociales y educativas  del positivismo y propician el retorno al humanismo y a los clásicos. La gloria colectiva de este logro  se circunscribe en ocasiones  y es gloria individual. Antonio Caso declara en 1927 : ” Mi obra como derrocador de la hegemonía comtista… pertenece  a la historia de las ideas en México. Ella dirá algún día  que provoqué la batalla  y tuve la buena fortuna de triunfar en la contienda…¡ Todavía hoy me complace el rumor de la lucha empeñada  y lo indiscutible de la victoria que alcancé!  Aquella campaña me conforta ”  A la autoexaltación  la corroboran  testimonios del grupo: ” Nuestra única conquista fundamental, en la vida universitaria de entonces,  fue el estímulo que dio Antonio Caso a la libertad filosófica”.  (Henríquez Ureña).

°  Recuperan, descubren y hacen  circular a autores como Platón,  Schopenhauer,  Kant,  Bergson , Poincaré,  William James,  Nietzche, Taine,  Ruskin, Oscar Wilde,  Croce y  Hegel.  Su eclecticismo tiene un común denominador : La visión  de las doctrinas filosóficas  como modos de vida: “Nietzche  nos hizo volver a reir” (Vasconcelos)/  Caracterizaba a todos los miembros  del Ateneo  un vivo espíritu filosófico, fácil de comprobar  en la producción intelectual de cada uno de ellos”  (Henríquez  Ureña).  El encuentro con los griegos  es determinante;  en su lectura completa de El  Banquete ” nunca hubo mayor olvido del mundo de la calle”  En Grecia encuentran la inquietud del progreso, el ansia de perfección , el método, la técnica científica y filosófica, el modelo de disciplina moral, la perfección del hombre  como ideal humano. También “la revelación de Kant  produjo la liberación perenne  de todo empirismo”  (Henríquez   Ureña).

°  Representan la aparición del rigor  en un  país de improvisados… Al grupo del Ateneo  –  dice Martín Luis Guzmán  en A Orillas del Hudson –  lo caracterizó  “una cualidad de valor inicial  indiscutible… la seriedad.  La seriedad en el trabajo  y en la obra;  la creencia de que las cosas deben saberse bien  y aprenderse de primera mano hasta donde sea posible;  la convicción de que así la actividad de pensar como la de expresar el pensamiento exigen una técnica  previa, por lo común laboriosa, difícil de adquirir  y dominar, absorbente, y sin la cual ningún producto de la inteligencia es duradero”.

°  El Ateneo  es “el   primer centro libre de cultura…(organizado)  para dar forma social  a una nueva era de pensamiento… (nos hemos propuesto )  crear una institución  para el cultivo del saber nuevo (Vasconcelos en 1911)” . Introduce un criterio distinto  en la comprensión de la cultura. Son los primeros en acercarse a Buda  y el misticismo oriental. La idea  de la mística ( la participación  en empresas transfiguradoras)  los avasalla:  florece una generación que tiene derecho  a llamarse nueva, no solo por sus años  sino más   legítimamente  porque está inspirada en estética distinta  de la de sus antecesores inmediatos… una manera de misticismo fundado en la belleza, una tendencia a buscar  claridades inefables y significaciones eternas”.

Impugnan  una revolución moral:  Se le reconoce  ( a la generación de 1910) una gran significación literaria;  pero se ignora, o se pretende ignorar la trascendencia de su obra en la cultura de México y en la orientación de nuestras ideas morales ” (Vicente Lombardo Toledano,  “El  sentido humanista de la Revolución Mexicana” en diciembre de 1930 ).  También Samuel Ramos  en 1934:  “La obra cultural  del Ateneo de la Juventud.  iniciada por el año de 1908, debe entenderse  como una lucha contra la desmoralización de la época porfirista”.

° Renuevan el sentido cultural y científico de México. Lombardo, en el ensayo antes citado, enumera:  “La generación de 1910 refutó  públicamente la base ideológica  de la dictadura. Contra el darwinismo social opuso el concepto del libre albedrío, la fuerza del sentimiento de responsabilidad humana que debe presidir la conducta individual y social; contra el fetichismo de la Ciencia, la investigación de los “primeros principios”;  contra la conformidad burguesa  de la supervivencia de los aptos, la jubilosa inconformidad cristiana de la vida integrada por ricos y miserables, por cultos e incultos, y por soberbios y rebeldes”.

°  Son precursores directos  de la Revolución,  Condenan , a través de una crítica totalizadora, al porfirismo, a quien descubren carente de valores humanistas o cristianos, rígido en lo educativo, al margen de “preocupaciones metafísicas, desentendido de la miseria, obsesivamente colonizado. A la conducta de la época le agregan  — -subversivamente- nuevos valores:  Rebeldía creadora, sentimiento de responsabilidad ante lo injusto, afán de vuelo ante los obstáculos del destino aparente” (Lombardo Toledano).  Perciben la necesidad  de incorporar  la noción de luchas de clases al concepto de Estado  (Lombardo Toledano). La historia nace a través de la acción:  “En el orden teórico  – declara Reyes refiriéndose a la manifestación en memoria de Barreda  — no es inexacto  decir que allí amanecía la Revolución… Fue la primera señal patente de una conciencia pública emancipada del régimen”.

Hasta aquí por hoy, muy respetados lectores.  Este es el primer artículo del nuevo año. Estoy regresando de un periodo de necesarias vacaciones familiares. Mi salud perfecta, gracias a Dios y al ejercicio.   El tema es de gran importancia:  El Ateneo de la Juventud. Los próximos artículos serán interesantes.  Les deseo lo mejor para este año. Ojalá que sea mejor de lo que se teme.

Les envío un gran abrazo.

 

 

 

 

 

Escribe un comentario

Subscribe without commenting

RSS Feed